TENDIENDO PUENTES

Hace unos días hablábamos de los católicos neocon, aquellos cuya fe va mimetizándose con el cura, obispo o Papa de turno, de tal forma que si hace 5 años la prioridad para un católico debía ser la familia ahora es tender puentes y discernir bien las diversas situaciones que se pueden dar “en las distintas familias”.

Un ejemplo de libro, no de persona pero sí de institución, de católico neocon es la Universidad de Navarra.

En 1998 la Universidad de Navarra concedía el Doctor Honoris Causa a Julian L.Simon, quien se enfrentó y derrotó de una manera realmente apabullante a Paul R. Ehrlich, gurú del control poblacional, con medias ¡cómo no!, entre las que se incluía el aborto.

Las obras de Simon eran un canto a la creatividad del hombre, rebosan optimismo por los cuatro costados y, lo que es más importante, demostró que Ehrlich era un charlatán, un vendedor de crece pelo. Eran los tiempos de Juan Pablo II, y la Universidad era más Juanpablista que el propio pontífice.

Hoy día Enrlich, que no se ha apeado ni un ápice de sus ideas, da charlas en el Vaticano pues en palabras del obispo Marcelo Sánchez Sorondo “es un especialista en lo suyo”, signifique eso lo que signifique. Esta posición vaticana ha coincidido, será casualidad, con un giro también en los temas que la Universidad de Navarra considera relevantes.

Ahora las charlas con las que “forman” a sus alumnos son impartidas por izquierdistas, feministas y todos los istas susceptibles de encontrase al otro lado del puente. En este pontificado no hay problema, se puede tender un puente hasta donde sea menester, no para predicar la palabra de Cristo, eso no, sino para escuchar y acompañar, pues no tenemos nada que decir.

Desde Juan Carlos Monedero a la periodista Ángela Paloma Martín Fernández .

A Monedero ya lo conocemos, asesor de uno de los dictadores más sanguinarios que hay, pero veamos unos detallitos de Ángela Paloma Martín.

El 17 de noviembre, por ejemplo, publica en su twitter “Somos mujeres. Y mujeres libres exigiendo JUSTICIA. Porque la #justiciapatriarcal no es justicia. Porque nos violan, nos matan y nos someten. JUSTICIA”.

Esta periodista, como tantos otros, ya ha decidido que si la condena de “la manada” no es de su gusto, es injusticia o justiciapatriarcal. Ese feminismo que ha decidido dar otra vuelta de tuerca imputando al hombre, por el hecho de serlo, todas las injusticias de este mundo. Pocas cosas más diabólicas para un católico pues “hombre y mujer los creó”(Gen 1,27).

El 14 de noviembre se hacía eco, también en twitter, y respecto al juicio antes mencionado de lo manifestado por otra persona “¿Alguien sabe cómo se llama el juez que ha admitido como prueba un informe de un detective privado que se le puso a la víctima por parte de uno de los acusados para que la vigilara después de denunciar? Responsabilidad judicial. La justicia patriarcal no es justicia”.

Así entienden algunos la justicia, presión al juez porque el asunto ya han decidido que está juzgado, y no hay más que hablar.

Cómo el resultado no sea el esperado no descarten una presión repugnante sobre los tres jueces que se encargan del juicio.

En la charla no faltaron las loas a Hillary Clinton, según me cuentan, uno de los personajes más corruptos y amorales de los últimos 50 años. Una auténtica psicópata, de la que nos ocuparemos en su momento.

Esta deriva no parece un desliz, pues basta abrir la página web de la propia Universidad para encontrarse titulares como estos:

  1. Tres arquitectos de la Universidad instalan en Tudela una estructura para la concienciación contra la violencia de género
  2. Con motivo del 25N, los alumnos han lanzado un vídeo contra la violencia machista

Cómo se suele decir ¡quién te ha visto y quién te ve Bernabé!.

De defender la familia a colaborar con el enemigo más formidable que ha tenido esta, la ideología de género.

Pero ya sabemos que no estamos aquí para defender La Verdad sino para tender puentes y, parece, que eso lo hacen como nadie.

Capitán Ryder

5 Comments

    1. Fruto de una frase del Evangelio que los confunde «ser astutos como serpientes y mansos como palomas». Así el único objetivo es conservar los colegios, universidades, adaptándose camaleónicamente a los tiempos sin darse cuenta que, por el camino, la Fe se va perdiendo.

      1. Aunque esto que dices es cierto en muchos casos, pienso que no es aplicable en general a todos. Resulta ejemplar la lucha que están dando en Altair, Sevilla, por mantener la educación diferenciada. Ya perdieron los conciertos durante un año, y prefirieron perder gran parte del alumnado antes que renunciar a sus principios. Digo Altair porque es lo que conozco de la Obra. La unav no sé, pero Altair de camaleónico nada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *