LA CRUZ DE CAÑIZARES

Hace unos días nos enterábamos por boca de Cañizares de que existía el pecado. Primero leí el titular y me causó sorpresa, no lo negaré. ¡Esta jerarquía hablando de pecado!

No había más remedio que leer la noticia.

No hablaba de la profanación de las Iglesias catalanas en las que se llegaron a contar los votos del odio.

No hablaba de las negaciones públicas de tantos sacerdotes y obispos a la Fe de la Iglesia. Por ejemplo, del Padre Ángel, el niño bonito de Osoro.

No hablaba de la blasfemia de Osoro sobre la Virgen María a cuenta de la huelga feminista.

No hablaba de la también blasfema Sor Lucía Caram negando la virginidad de María.

No hablaba del robo de la diócesis de Lérida a la de Barbastro, robo que se niega a restituir incluso con sentencia judicial. ¡Todo por la patria, la patria catalana!

No hablaba del silencio cómplice, suyo y de tantos otros, sobre lo que hoy se predica sobre el matrimonio. ¡Pobre de ti si se te ocurre pedir ayuda a un sacerdote sobre este tema! Que si el discernimiento, la misericordia, el acompañamiento. La conversación buscará que no entiendas nada, tienen que nadar y guardar la ropa.

Pero el dinero, ¡ay el dinero!¡hasta ahí podíamos llegar!. Aquí la doctrina está clarinete. Hasta el punto de que le oyes nombrar la palabra pecado que corría riesgo cierto de momificarse.

Vean algunas de las afirmaciones del cardenal, entre el cinismo y la hilaridad.

Pero de este modo, con nuestra aportación del IRPF, contribuimos a cumplir con el quinto mandamiento de la Iglesia: “Ayudar a la Iglesia en sus necesidades”.

Nota del Capitán: Pues sí, se saben los mandamientos, obligaciones etc. Otra cosa es que sólo los desempolven cuando les interesa.

Es preciso, sin lugar a dudas, que caminemos hacia una cada vez mayor autofinanciación de la Iglesia, ¡ojalá fuese posible una total autofinanciación, porque eso supondría una Iglesia más libre y más disponible o en disposición plena para evangelizar!

Nota del Capitán: La libertad de la Iglesia no tiene nada que ver con el dinero. Ahí tenemos a los obispos alemanes, podridos de dinero y apóstatas hace tiempo. La cobardía de Cañizares, y de tantos otros, no se suple con dinero, se suple con Fe.

Por eso invito a todos los fieles a que tomemos conciencia del deber que tenemos para con la Iglesia, invito asimismo a que a los sacerdotes no nos acompleje hablar y enseñar sobre estos temas.

Nota del Capitán: Estaría bien que no les acomplejase hablar del resto de temas, de los que sí deberían hablar, a todas horas, y nada dicen.

Por eso invito a los fieles cristianos que no dejen de poner la crucecita, la X, en su Declaración de la Renta. Soy consciente, y me duele, que hay campañas para que no se haga, para que no se ponga. Acuden a tal o cual caso que consideran injuria, a que si ha habido tal o cual comportamiento de clérigos o de Obispos, en determinados lugares o regiones. ¿Qué tiene que ver esto con la Iglesia, con el bien que hace la Iglesia?

Nota del Capitán: Esos casos que no detalla hacen mucho daño a la Iglesia. Y sí, tiene mucho que ver con la Iglesia, tanto que son sus jerarquías. Pero ahí prietas las filas, corporativismo a toda vela, aunque la Iglesia, y las almas, sufran las consecuencias.

Ése es el comportamiento de algunos que, por no sé qué actuaciones en la Iglesia que a su juicio merecen reprobación, niegan esta contribución. Negar esta contribución es negar lo que la Iglesia es y hace en favor del hombre, de la sociedad, y de la humanidad entera. Por poner un ejemplo, cuando la Iglesia pone a Dios en el centro de todo,…

Nota del Capitán: No es a nuestro juicio, es que merecen reprobación. Si no es capaz de verlo es que tiene un problema muy serio. Podríamos decir algunos que la obligación de contribuir es sólo a su juicio monseñor.

A los fieles cristianos les digo: no neguéis esta ayuda que pide la Iglesia. Negar esta ayuda es un pecado contra la Iglesia, es un no sentirse Iglesia a la que debemos ayudar en todos los órdenes, también en el económico.

Nota del Capitán: Ciertamente es un pecado no ayudar a la Iglesia en sus necesidades como lo es los casos comentados anteriormente y que nunca merecen su reprobación ni la del resto de príncipes de la Iglesia española.

Capitán Ryder

P.D1: Cuando Zapatero implantó “educación para la ciudadanía” el cardenal Cañizares animó a muchos padres toledanos a plantar batalla. Tras una reunión del Cardenal con María Teresa Fernández de la Vega, Vicepresidenta, dejó de reunirse con los padres, ni les cogía el telefóno.

Tiempo después algunas personas afirmaron que el pacto era “el gobierno paga la visita del Papa y la Iglesia rebaja las críticas a la asignatura”. Entre otros, lo afirmó Luis Fernando Pérez Bustamante, director de Infocatolica. Afirmó que su fuente era un obispo.

Eso es para que se vea lo claras que tienen las prioridades, los que ponen a “Dios en el centro”. Que corrompan a nuestros hijos pero que la fiesta salga gratis.

Más que cabreo empiezan a dar penica.

P.D2: Sólo tiene razón en una cosa, hay obligación de poner la cruz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *