BREVES MEDITACIONES SOBRE LAS ESTACIONES DE LA CRUZ (XIII)

DECIMOTERCERA ESTACION

Jesús es puesto en los brazos de su Santísima Madre

V. Te adoramos, Cristo, y te bendecimos

R. Por que por tu santa cruz redimiste al mundo

Virgen Madre, ahora Él es tuyo nuevamente, pues Él y el mundo se han encontrado y despedido. Se apartó de ti para hacer la voluntad de su Padre, la hizo y la sufrió. Satanás y los hombres malvados no tienen desde ahora ningún motivo para reclamar contra Él. Demasiado ha estado en sus brazos. Satanás lo llevó hasta lo alto del monte, hombres malvados lo levantaron en la cruz, Él no ha estado en tus brazos, Madre de Dios, desde que era niño, y tienes ahora un motivo para reclamar, cuando el mundo ha hecho lo peor, porque eres la favorecida, la bendecida, la agraciada Madre del Altísimo. Nos alegramos en este gran misterio. Él estuvo escondido en tu seno, recostado en tu regazo, amamantado por tus pechos, llevado en tus brazos, y ahora que está muerto es puesto sobre tus rodillas. Virgen Madre de Dios, ruega por nosotros.

V. Misericordia, Señor.

R. Misericordia.

Que las almas de los fieles difuntos, por la misericordia de Dios, descansen en paz.

J.H.Newman

De Cristo el cadáver yerto

tiene en sus brazos María;

y mirando le decía…

¡Hijo mío! ¿Quién te ha muerto?

No busquéis al matador;

aquí estoy; ya me presento;

yo lo maté, pero siento

mi culpa y vuestro dolor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *