BREVES MEDITACIONES SOBRE LAS ESTACIONES DE LA CRUZ (X)

DECIMA ESTACION

Jesús  es despojado de sus vestiduras

V. Te adoramos, Cristo, y te bendecimos

R. Por que por tu santa cruz redimiste al mundo

Jesús renunció a todas las cosas de este mundo, antes de abandonarlo. Vivió en la más perfecta pobreza. Cuando dejó la santa casa de Nazaret y salió a predicar, no tuvo dónde reclinar la cabeza. Vivió del alimento más pobre que le daban los que lo amaban y servían. Y por lo tanto, eligió una muerte en la que ni sus ropas le dejaron. Entregó lo que parecía más necesario, aun para Él, por la ley de la naturaleza humana desde el pecado original. Nos concedes de este modo, amado Señor, no preocuparnos por ninguna cosa de la tierra, soportar la pérdida de todas las cosas, y tolerar aun la vergüenza, el reproche, el desprecio y la burla, antes que tú te avergüences de nosotros el último día.

V. Misericordia, Señor.

R. Misericordia.

Que las almas de los fieles difuntos, por la misericordia de Dios, descansen en paz.

J.H.Newman

Aquel Dios Omnipotente

que tierra y cielo creó,

desnudo en carnes se vio

a la faz de inmensa gente.

Tus culpas y hediondos vicios

así han puesto al Redentor,

y te hacen acreedor

a penas, fuego y suplicios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *